Publicado el 12/11/2020 Categoría: Actualidad

El Gobierno pide responsabilidad a la ciudadanía para bajar los contagios y “no estresar más la estructura hospitalaria”



 

 

La actividad económica más afectada por las bajas laborales por la COVID-19 en Cantabria es hostelería, con 844 personas desde el 1 de septiembre

 

 

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía para reducir la transmisión de la COVID-19 y poder cambiar la tendencia ascendente en el número de contagios de los últimos 28 días, que por primera vez han alcanzado los 500 casos por 100.000 habitantes al cierre de ayer, y que llegan a los 463 casos por 100.000 habitantes en los mayores de 65 años.

 

En su comparecencia ante los medios de comunicación en la que ha dado cuenta de las últimas cifras de la pandemia en la Comunidad, el consejero ha recordado que Cantabria está en el nivel 4 de alerta, según los indicadores del documento aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el pasado 22 de octubre.

 

Ha explicado que la tasa de positividad de las pruebas para detectar la COVID -19 se sitúa en el 13,8 % y que la ocupación hospitalaria de camas está ya en el 12,9%, que asciende al 33% en la ocupación de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

 

Aunque la Comunidad Autónoma cuenta con “capacidad hospitalaria suficiente para atender el número de ingresos”, ha explicado, en lo que se refiere a casos atendidos en la UCI Cantabria está en los niveles del mes de abril y, ha reiterado Miguel Rodríguez, “todos” tenemos que poner algo de nuestra mano para no superarlos.

 

A este respecto, ha añadido que no es simplemente que los hospitales tengan más sobrecarga de trabajo, sino que en breve habrá que empezar a suspender actividad programada porque “lógicamente la estructura y los profesionales son los que son y no hay más posibilidades”.

 

El consejero, que ha estado acompañado durante su intervención por la directora general de Salud Pública, Paloma Navas, ha recordado que su responsabilidad como autoridad sanitaria, es “evitar que haya gente que tenga que ingresar, que haya gente que tenga que ir a la UCI y que haya gente que muera por esta causa”.

 

En ese sentido, ha anunciado que si la situación no mejora en los próximos días tendrán que adoptarse medidas más duras que irán en el sentido de proponer rebajar la hora de la movilidad nocturna de las 0:00 horas a las 22:00 horas, y, si no se doblega la curva de contagios, podrían adoptarse nuevas restricciones relacionadas con el aforo de locales públicos e incluso poder llegar al cierre total de la hostelería.

 

El consejero ha recordado que las medidas se enmarcan dentro de un Acuerdo nacional y que todas las Comunidades Autónomas están siguiendo “la misma hoja de ruta” con actuaciones coordinadas y consensuadas.

 

Fuente : https://www.cantabria.es/en/web/gobierno/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_DETALLE/16413/10201780