Publicado el 22/10/2020 Categoría: Actualidad, Medidas

Las restricciones de movilidad ponen en jaque a la mitad del PIB español



La Rioja se blinda y Aragón se suma a los cierres perimetrales de otras regiones como Madrid y Castilla y León

 

 

Las restricciones de movilidad y actividad impuestas en comunidades autónomas, provincias, ciudades y pueblos a lo largo y ancho de España para evitar la propagación de la segunda ola de la pandemia de Covid-19 han puesto en jaque la recuperación de la economía española si bien, no han evitado que España supere ya el millón de contagiados.

 

La decisión de los gobiernos autonómicos y locales de acotar aforos y horarios comerciales, o incluso imponer el cierre de la hostelería, implican un posible tijeretazo en la actividad económica que afecta ya a regiones que aportan algo más de la mitad del PIB nacional (58,4%) y que tiene visos de diezmar no solo el avance del cuarto trimestre sino también el del ejercicio 2021.

 

Madrid y Cataluña son las dos autonomías con mayor peso en el PIB español. La primera logró en 2018 adelantar a Cataluña y convertirse en la primera economía regional, un pódium que mantuvo el año pasado, al alcanzar el 19,3% del PIB, por delante del 19% de la economía catalana, según los datos de evolución autonómica del Instituto Nacional de Estadística (INE) de cierre del año pasado.

Por lo pronto, Madrid permanece hasta la tarde del sábado en estado de alarma, lo que ha supuesto el cierre perimetral de la ciudad de Madrid y otros ocho municipios, así como el cierre de la hostelería a las 23.00 horas, con una limitación de los grupos a seis personas en toda la región.

En Cataluña, la Generalitat optó la semana pasada por cerrar la restauración, la clausura de locales de estética –excepto peluquerías–, salones de juego, la cancelación de competiciones deportivas no profesionales, reducción del aforo en locales comerciales al 30% y del 50% en gimnasios y equipamientos culturales.

 

La Rioja, cuyo peso en el PIB nacional es del 0,7%, anunció ayer el cierre perimetral de toda la región desde mañana viernes al 7 de noviembre. El Gobierno autonómico ha optado por atajar el auge de la pandemia restringiendo la entrada y salida de personas salvo para los desplazamientos necesarios para acudir al centro laboral, por cuestiones académicas, sanitarias o atender a personas dependientes. Además, ayer decretó el cierre de los establecimientos a las 21.00, excepto las farmacias, supermercados y locales de servicio de comida a domicilio; así como la reducción al 50% del aforo en el interior de bares y restaurantes y la limitación de las reuniones sociales a seis personas.

 

Fuente:  CINCO DÍAS

 

Más información: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/22/economia/1603319296_859665.html