Publicado el 22/10/2020 Categoría: Actualidad, Medidas

Bruselas espera que España reconsidere su negativa a pedir préstamos del fondo de reconstrucción



La Comisión Europea recuerda que el gobierno podría ahorrarse dinero gracias a su capacidad de emitir con tipos negativos

 

 

Los mercados financieros han puesto la alfombra roja a los bonos europeos. El ansia inversora por el primer nuevo paquete de deuda de la Comisión Europea llevó a que la demanda fuera hasta 14 veces superior a la oferta. Bruselas pedirá alrededor de 900.000 millones de euros en los próximos cuatro años para financiar las prestaciones de paro temporal y el fondo de reconstrucción europeo. España por ahora solo quiere acceder a los subsidios de ese plan, pero no a los préstamos. El Ejecutivo comunitario espera convencer al gobierno de Pedro Sánchez al ofrecerle deuda con mejores condiciones que la que podría hallar en los mercados financieros.

 

La Comisión Europea acudió a los mercados para hacerse con los fondos necesarios para financiar las prestaciones vinculadas a programas de protección temporal del empleo, como los ERTE. Bruselas concederá con ese programa hasta 100.000 millones de euros, más de la mitad de los cuales irán a Italia y España. Para ello, Bruselas emitió el pasado martes bonos sociales por un importe de 17.000 millones en dos tramos: 10.000 millones de euros a 10 años y otros 7.000 millones a 20 años. La demanda fue desorbitada, de 233.000 millones.

 

El comisario encargado del presupuesto, el austriaco Johannes Hahn, destacó el “voto de confianza en la UE como potencia y como emisor” que supone ese “exitoso lanzamiento” y auguró que las emisiones reforzarán “el papel internacional del euro”. Además, la emisión para el fondo SURE relanzará el mercado de bonos sociales al triplicar sus dimensiones. Hasta ahora, había en circulación obligaciones sociales por valor de unos 50.000 millones. La Comisión aportará otros 100.000 millones.

 

Bruselas, que hasta ahora apenas tenía una deuda de 50.000 millones, se convertirá en los próximos cuatro años en el mayor emisor supranacional del mundo. Solo en 2021, la Comisión prevé emitir 200.000 millones de euros, lo cual situará al Ejecutivo comunitario como la quinta Administración europea en colocar deuda, por detrás de Italia, Francia, Alemania y España. A finales de 2024, habrá emitido 900.000 millones, de modo que la deuda del Ejecutivo comunitario se aproximará al billón de euros.

 

Fuente:  EL PAÍS

 

Más información: https://elpais.com/economia/2020-10-21/bruselas-espera-que-espana-reconsidere-su-negativa-a-pedir-prestamos-del-fondo-de-reconstruccion.html