Publicado el 13/10/2020 Categoría: Actualidad

Revilla y los hosteleros valoran positivamente el verano y abordan medidas para dinamizar el sector en temporada baja



 

 

 

La Asociación solicita un bono para incentivar el acceso de los cántabros y de turistas de las comunidades de la España Verde a los negocios de hostelería

 

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se ha reunido hoy con representantes de la Asociación de Hostelería, con su presidente al frente, Ángel Cuevas, para, por un lado, analizar los resultados del verano y, por otro, plantear medidas que permitan dinamizar el sector en temporada baja, que este año se presenta aún más complicada por la incidencia de la pandemia.

 

Sobre el comportamiento del turismo durante el periodo estival, tanto el Gobierno como la Asociación de Hostelería valoran positivamente el balance de una campaña que sitúa a Cantabria a la cabeza de España en cuanto a niveles de ocupación, a pesar de la incertidumbre provocada por el coronavirus.

 

“Estamos bastante satisfechos con la marcha de la temporada de verano, con dos excepciones puntuales: los que no tienen terrazas y el ocio nocturno”, ha señalado Ángel Cuevas, si bien ha añadido que “la desbandada ha sido más que nunca” a partir del 20 de septiembre.

 

En relación a las medidas abordadas en la reunión para paliar los efectos de la estacionalidad del turismo en Cantabria, a los que este año se suma el impacto de la situación sanitaria, la Asociación ha solicitado al Gobierno la implantación de un bono para incentivar el acceso de los cántabros a los establecimientos de hostelería y también de turistas de las otras tres comunidades que integran la España Verde (Galicia, Asturias y Euskadi).

 

“Hace falta tomar medidas, porque el invierno viene durísimo y necesitamos 2 o 3 depósitos de gasolina para llegar hasta la Semana Santa”, ha dicho Cuevas, que ve el horizonte del invierno “tremendamente preocupante” para la hostelería.

 

Por otro lado, la Asociación de Hostelería ha adelantado al presidente Revilla detalles del proyecto que quiere llevar a cabo en el Hotel-Escuela Las Carolinas para mejorar la formación de los profesionales cántabros y prepararlos para manejarse en un sector cada vez más competitivo. Este proyecto, ha añadido, requeriría de una intervención tanto a nivel estructural como operativa y confían en contar con el apoyo del Ejecutivo autonómico para ponerlo en marcha.

 

El último de los asuntos tratados en el encuentro ha sido el del ocio nocturno. En este punto, los hosteleros han valorado la modificación normativa impulsada por el Gobierno para permitir el cambio de uso de determinados establecimientos y posibilitar su apertura en condiciones similares a las de los locales de restauración.

 

Sin embargo, piden a la Administración que vaya un paso más allá y permita a las discotecas y salas de fiesta, cerradas en esos momentos, abrir hasta las 3 de la mañana sin uso de la pista de baile. Tomás Lombraña, delegado de la Asociación en esta materia, ha defendido que los negocios de este tipo en Cantabria están preparados para abrir con aforos del 50% y garantizando en todo momento las medidas de seguridad, una medida que daría un respiro a muchos profesionales que están pasando por un momento crítico debido a la falta de ingresos.