Publicado el 21/09/2020 Categoría: Actualidad, Internacional

El nuevo mapa del comercio mundial



La pandemia agudiza las tensiones internacionales y hará muy difícil recuperar los niveles anteriores

La pandemia de la covid-19 ha provocado la mayor contracción de la economía global en casi un siglo. Las actuales previsiones apuntan a que el PIB mundial caerá este año un 4,9%, el peor registro desde la Gran Depresión y un deterioro mucho mayor que el sufrido durante la crisis financiera de 2008. Lo peor, como recordaba en junio el Fondo Monetario Internacional (FMI), es que esta “crisis sin precedentes” está condicionada por una incertidumbre también desconocida sobre la evolución del coronavirus y el recorrido que tendrá la pandemia sobre la actividad económica.

La naturaleza sincronizada de la recesión ha golpeado con virulencia los intercambios comerciales, que se han visto dañados tanto por el lado de la demanda, derivado del confinamiento impuesto para controlar el virus, como por el de la oferta, ante la imposibilidad de mantener los niveles de producción y su transporte. El escenario que dibujaba en junio la Organización Mundial del Comercio (OMC) aún mantenía cierta confianza en la recuperación de los flujos comerciales, aunque sus cálculos sitúan el descenso del comercio global entre el 13% y el 32% solo este año. La inversión extranjera directa caerá entre un 30% y un 40% y el tráfico aéreo, tanto de pasajeros como de mercancías, se verá reducido entre un 44% y un 80%. Unas cifras que hacen muy difícil una rápida vuelta al mundo tal como era.

Pero la crisis del comercio venía de más atrás. De las guerras comerciales abiertas por Estados Unidos en los últimos años y de su particular enfrentamiento con China. Del creciente nacionalismo económico y la imposición de barreras comerciales. De la revisión de la fiscalidad de las grandes corporaciones. Del proceso de desglobalización que estos y otros elementos han desencadenado. De hecho, el transporte global por contenedores ya venía manteniendo una senda a la baja desde finales de 2018; el intercambio de bienes cayó un 3% en el primer trimestre de este año, antes de que la crisis sanitaria estallara en toda su crudeza, y el de servicios lo hizo un 7,6%, según datos de la Unctad, la agencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo. Fuente: el pais