Publicado el 3/09/2020 Categoría: Actualidad, Laboral, Medidas

La ley del teletrabajo acelera: el Gobierno baraja un real decreto este mismo mes dada la “urgencia”



 

Empresarios y sindicatos ven con buenos ojos lo acordado este martes: entre las novedades, ya no basta con un 20% de labores en remoto para considerarse teletrabajador, pues el baremo se ha elevado al 30%.

 

La negociación entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales para crear una nueva ley del teletrabajo se ha acelerado, hasta el punto de que, tras la reunión mantenida este martes, no hay una nueva fijada y tanto las patronales de empresarios como los sindicatos aguardan a revisar la redacción del nuevo texto elaborado por el equipo de Yolanda Díaz para darle un visto bueno definitivo. Apenas un par de meses antes de esta propuesta a priori satisfactoria, CEOE tachaba la propuesta elaborada por aquel entonces de “errática”, “desequilibrada” y “apartada de la realidad”. ¿Qué recoge este principio de pacto fraguado el primer día de septiembre?

 

Los empresarios no estaban conformes con que desempeñar el 20% de las jornadas laborales en modo remoto bastara para acogerse a la nueva legislación. Las patronales, CEOE y Cepyme, señalaban que existía un efecto día: al tratarse de la quinta parte, cualquier empleado que el viernes desarrollara sus funciones en el hogar ya sería un teletrabajador más, alguien a quien supervisar y a quien cubrir en determinados gastos. La nueva propuesta del equipo de Yolanda Díaz ha atendido esas reclamaciones y ha subido el límite al 30%, día y medio a la semana, un nuevo tope ante el que han cedido los CCOO y UGT.

 

Si bien los empresarios han logrado la modificación de ese tope, los representantes de los trabajadores han conseguido rebajar la vigencia transitoria de los convenios colectivos que contemplaran el teletrabajo ya antes del estallido de la pandemia del coronavirus. La nueva propuesta, aún por plasmarse por escrito, ha rebajado ese lapso desde los tres años hasta uno, con lo que las compañías no podrán explotar ese resquicio a largo plazo y un mayor número de empresas se acogerá próximamente a la nueva normativa.

 

Fuente:  EL MUNDO

 

Más información: https://www.elmundo.es/economia/2020/09/02/5f4e878621efa077638b45fd.html