Publicado el 3/09/2020 Categoría: Actualidad

El Idival diseñó y fabrica los hisopos de los test PCR



Cantabria fue en una de las primeras comunidades de Europa en producir hisopos nasofaríngeos, un utensilio esencial en la prueba PCR para detectar la Covid-19 que facilita el arrastre del material biológico

 

 

El proyecto, dirigido por el Hospital Virtual Valdecilla, permite producir tres millares de unidades al día.

 

Tanto el diseño como los prototipos y el testado se realizaron en Cantabria, en poco más de una semana, ya que el tiempo apremiaba y era imprescindible conseguir rápidamente material para las pruebas microbiológicas del coronavirus.

 

Los ingenieros del laboratorio de impresión láser 3D del Hospital Virtual diseñaron el primer prototipo en resina, un material biocompatible, y después de llevar a cabo unas pruebas de funcionalidad y resistencia en el Servicio de Otorrinolaringología de Valdecilla, prepararon una versión mejorada.

 

Con este prototipo, el Servicio de Microbiología realizó los primeros test en personas sanas para comprobar que el hisopo cumplía su función. Más tarde, se diseñó una tercera versión, más alargada, que es la que se está utilizando en los pacientes controlados con COVID-19 positivo.

 

El Hospital Virtual ideó aún una cuarta versión, mucho más sofisticada, que se homologó enseguida, mientras el Idival y la UC ponían en marcha la fabricación del tubo y del medio líquido que alojan el hisopo.