Publicado el 1/09/2020 Categoría: Actualidad

El sector turístico reclama que los ERTE lleguen a Semana Santa



Piden test para los visitantes y que el Gobierno impulse un plan de choque para salvar a miles de empresas y se les exonere de algunos impuestos

La temporada vacacional ha ido peor de lo esperado. Los rebrotes del virus en España han supuesto que los países que más turistas envían todos los años, Reino Unido y Alemania, decidieran en agosto pedir una cuarentena a sus residentes que volvían de España, lo que ha limitado aún más las escasas llegadas del mes de julio. El sector sabe que la actividad no volverá a las cifras de 2019 como mínimo hasta el año que viene, por lo que desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) reclaman al Gobierno la puesta en marcha de un plan de choque que asegure la supervivencia de miles de empresas.

En una carta enviada a la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, la confederación pide además la necesidad de que se trabaje con urgencia desde el Ejecutivo para crear una comisión interministerial para este plan de ayudas. El presidente de Cehat, Jorge Marichal, asegura que ante una situación como la que está viviendo el sector no se pueden improvisar medidas: «Está en juego la supervivencia del sector turístico español y dicho plan debe contener medidas financieras, de lo contrario, quedará únicamente como papel mojado», advierte.

 

Para que el sector sobreviva, de cuya fortaleza dependen más de 2,5 millones de trabajadores de forma directa, es necesario que los ERTE estén activos como mínimo hasta la Semana Santa de 2021 y así «garantizar que las empresas tengan oxígeno para llegar hasta esa fecha y, con ellas, el empleo que generan», señaló Marichal. Insisten en la creación de unos ERTE específicos para el sector hotelero, que sean «ágiles» para permitir la entrada y la salida de trabajadores en función de la coyuntura turística de cada momento.

Además, apuestan por la realización de test a los turistas que lleguen a España, pagado por el cliente, para garantizar que está libre de virus. A su vuelta deberá realizarse una nueva prueba que pagarían los hoteleros y el cliente, «de forma conjunta», plantea Marichal.

 

En materia de impuestos, solicitan que se exonere a las empresas turísticas de algunas tasas como el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) o las municipales que representan un «elevado coste» para empresas que están ingresando «prácticamente cero» por la nula actividad.

 

Fuente : https://www.eldiariomontanes.es/economia/turismo-empresas-erte-20200831131705-ntrc.html