Publicado el 12/08/2020 Categoría: Actualidad

Los estímulos al turismo nacional limitan la llegada de extranjeros a España



Los datos que maneja Meliá, la primera hotelera de España por tamaño, no dejan lugar a dudas. “El 90% de los clientes en España son residentes, sin ningún otro mercado que destacar ya que llevan muy poco volumen”, recalcan fuentes de la hotelera, que destacan el caso del turismo británico, en el que en la actualidad el saldo es negativo. “Hay mucha más cancelación que emisión”, recalcan. Ni la creación de corredores turísticos seguros a Baleares, ni el ofrecimiento de Canarias para costear las pruebas PCR para aquellos viajeros que optaran por el archipiélago ni las campañas de promoción para vender España como un destino seguro en el contexto de la crisis sanitaria han calado entre los viajeros extranjeros.

 

Los turistas se han volatilizado ante el temor al virus, pero al mismo tiempo se han visto seducidos por una suerte de proteccionismo en el que los grandes países emisores han puesto en marcha medidas de estímulo ligadas al turismo (bonos de viaje, rebajas impositivas o descuentos en las facturas) que parecen haber convencido a los turistas para que este año opten por hacer vacaciones en sus países de origen. La ola de calor que se está viviendo en toda Europa también ha contribuido a ese fenómeno y se vuelve a repetir dos años después. En 2018, las temperaturas inusualmente altas en Reino Unido, Alemania o Países Nórdicos provocaron un sinfín de cancelaciones, que apuntaban al principio del fin de Thomas Cook y a la crisis financiera de TUI.

 

Fuente:  CINCO DÍAS

 

Más información: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/08/11/companias/1597161165_765547.html