Publicado el 10/08/2020 Categoría: Actualidad

Los autónomos urgen a retomar la ayuda extraordinaria por cese de actividad para aquellos negocios obligados a cerrar



La organización de autónomos UPTA ha urgido al Gobierno a recuperar la prestación extraordinaria por cese de actividad que finalizó el 30 de junio para aquellos negocios, como el ocio nocturno, que están obligados a cerrar por orden administrativa y que se ven abocados a una falta de ingresos permanente

 

 

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, ha señalado que es “urgente un plan de contingencia antes de otoño porque ya hay sectores de autónomos que están en situación de vida o muerte” y ha recalcado la necesidad de retomar la primera ayuda extraordinaria por cese de actividad que aprobó el Gobierno durante el estado de alarma y que posteriormente fue sustituida por otra prestación ordinaria.

 

“Es necesario retomar esta ayuda para proteger a los autónomos con actividades que tengan suspensión administrativa obligatoria, con cierres obligados”, ha dicho tras advertir de que han aumentado las zonas de España que están en confinamiento y la situación puede ir a peor.

 

Abad ha incidido en un plan de contingencia que también incluya flexibilizar los requisitos de la prestación extraordinaria para los autónomos de temporada porque de lo contrario la situación “llevará a la absoluta desesperación” y ha avisado de que el cierre ha empezado con los locales de ocio nocturno pero irá evolucionando hacia otros sectores.

 

“Presuntamente julio y agosto eran los meses en los que muchos negocios podían hacer caja, pero ante el confinamiento no va a ser así”, ha señalado tras recordar que los autónomos no están protegidos con el cese de actividad extraordinario como los empresarios y los trabajadores por el ERTE de fuerza mayor, que sí contempla poder retomar las condiciones de los primeros ERTE en caso de cierre administrativo.

 

El 30 de junio la Seguridad Social abonó la última paga por cese extraordinario de actividad pagada durante tres meses y medio y que supuso un importe de 3.700 millones de euros y una ayuda mensual de unos 723,50 euros de media, además de la exoneración temporal de las cotizaciones sociales, por otros 313,21 euros de media.

 

La prestación extraordinaria fue aprobada el pasado mes de marzo para los trabajadores autónomos que se vieron obligados a cerrar por el estado de alarma y para quienes, pudiendo continuar con su actividad tuvieron una caída de la facturación del 75 % respecto al promedio de los seis meses anteriores a la solicitud.

 

A partir del 30 de junio el Gobierno aprobó nuevas ayudas que sustituyen a la prestación extraordinaria hasta el 30 de septiembre y que suponen reducciones de las cotizaciones sociales del 50 % en agosto y del 25 % en septiembre.

 

 

Fuente : https://amp-expansion-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.expansion.com/economia/2020/08/08/5f2e7fcb468aebed6f8b45e3.html