Publicado el 25/06/2020 Categoría: Actualidad

Trabajo amplía las rebajas de cotizaciones a las empresas si hay rebrotes del virus



 

El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, dio este miércoles un nuevo paso para intentar que las patronales CEOE y Cepyme firmen el acuerdo con el Gobierno y los sindicatos sobre la prórroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre

 

El Gobierno hizo la siguiente propuesta a los agentes sociales: las empresas que sufran una nueva paralización de su actividad, por culpa de un rebrote del coronavirus en el territorio donde trabajan, podrán recuperar los ERTE de fuerza mayor, y tener las siguientes rebajas de cotizaciones sociales: un 80% por trabajador, en las empresas que tengan menos de cincuenta trabajadores, y un 70% de exoneración de las cotizaciones sociales en las empresas que tengan cincuenta o más trabajadores. Hay que recordar que hasta el 30 de junio, cuando termina el acuerdo vigente, la rebaja de las aportaciones empresariales a la Seguridad Social es del 100%, para las empresas de menos de 50 trabajadores, y del 75%, para las que tienen más de 50 trabajadores.

Sin embargo, con la propuesta, el Gobierno intenta rebajar los temores de los empresarios en los casos en los que un rebrote del coronavirus en el territorio donde trabajan pueda afectarles de nuevo a su actividad. Por ejemplo, por un nuevo confinamiento de la población y, por lo tanto, una reducción de los clientes y de las ventas. Los empresarios temían quedarse sin rebaja de costes laborales, al terminar la vigencia de la actual prorroga de los ERTE, que concluye el próximo martes.

Por lo tanto, en la negociación que mantiene con la patronal y los sindicatos, el Ejecutivo contempló ayer una recuperación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en estos casos. Es decir, cuando toda la plantilla está parada porque no puede hacer otra cosa.

ERTE parcial

En consecuencia, el Ministerio de Trabajo reformuló su propuesta de exoneración de las cotizaciones sociales para los casos en que las empresas puedan ir recuperando de los expedientes a sus trabajadores para incorporarlos al empleo. Es decir, lo que se conoce como un ERTE parcial. Dicho de otra manera: cuando una parte de la plantilla vuelve al trabajo, mientras la otra parte sigue con el contrato suspendido. Para estos casos, la propuesta que ha hecho hoy el Gobierno a la patronal y los sindicatos es la siguiente: para las empresas de menos de 50 trabajadores, una rebaja del 60% en las cotizaciones empresariales por cada empleado que salga del ERTE y vuelva al trabajo. El descuento será del 35% por cada trabajador que siga con el contrato suspendido.

En el caso de la empresas de cincuenta o más trabajadores las rebajas de cotizaciones sociales serán las siguientes: del 40% por cada empleado que sea rescatado del expediente y vuelva al ERTE, y del 25%, por cada trabajador que permanezca con el empleo suspendido.

Con estas diferencias en la exoneración de las cotizaciones sociales empresariales, el Gobierno pretende premiar a las compañías que opten por recuperar a sus empleados cuanto antes, a medida que la economía va ganando ritmo. El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, mantiene así una fórmula que, en su opinión, ha contribuido a un acusado descenso de los trabajadores en los ERTE. Desde el 1 de mayo al 17 de junio, las empresas rescataron a 1,1 millones de trabajadores de los expedientes. También es verdad que, en muchos casos, los empleados han sido definitivamente despedidos porque la empresa no ha podido superar la crisis o ha tenido que reducir su actividad drásticamente.

 

 

Fuente : https://www.expansion.com/economia/politica/2020/06/24/5ef37843468aeb09278b45cd.html