Publicado el 18/06/2020 Categoría: Actualidad

La industria, el automóvil y el sector agroalimentario protagonizan la Tercera jornada de la Cumbre Empresarial de CEOE



La industria, el automóvil y el sector agroalimentario han protagonizado la tercera jornada de la cumbre empresarial organizada por CEOE bajo el título ‘Empresas Españolas: Liderando el Futuro’, que se desarrollará hasta el 25 de junio con representantes del mundo empresarial español al más alto nivel, para exponer su visión sobre la situación actual y sobre la estrategia de salida de la crisis del Covid-19.

 

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha abierto la sesión dando paso a la primera mesa de la jornada, dedicada a la industria, “el sector generador de más y mejor empleo”, en palabras del presidente, y en la que han participado Francisco Martínez Cosentino, presidente de Cosentino; Carles Navarro, presidente de la patronal química Feique; Clemente González Soler, presidente de Grupo Alibérico; Bernardo Velázquez Herreros, presidente de Acerinox; Ignacio de Colmenares, presidente de ENCE; José Miguel Guerrero, presidente de Confemetal; y Javier Ormazábal, presidente de Velatia y del Círculo de Empresarios Vascos.

 

El primero de los intervinientes ha sido Francisco Martínez Cosentino (Cosentino), quien ha hecho hincapié en la necesidad de contar con “una Administración ágil y que acompañe a los ciclos económicos”. En su opinión, es necesaria una reforma de la Administración Pública, así como su digitalización. Por otro lado, ha asegurado que “la exportación debe jugar un papel clave para la salida de la crisis, por lo que es preciso cuidar de nuestras empresas exportadoras, así como trabajar en el tema de los aranceles”.

 

Carles Navarro, CEO de Basf Española y presidente de la patronal química Feique, ha propuesto trabajar la política industrial sobre tres ejes: “Dotar de capacidad de gobernanza al Ministerio de Industria, incorporando competencias esenciales (…); mejorar urgentemente los factores de competitividad en los que sacamos peor nota que nuestros países vecinos”, -entre los que ha mencionado, entre otros, la energía y sus costes reguladores o el transporte por carretera y ferroviario-; y un tercer eje centrado en “la innovación y la transferencia tecnológica como auténticas palancas del crecimiento competitivo”.

 

Clemente González Soler, presidente del Grupo Alibérico, quien ha manifestado que “la industria debería ser el motor para la recuperación de la economía española”. “La industria significa empleo estable de mayor cualificación y bien remunerado que potencia las exportaciones y apoya el desarrollo tecnológico y de I+D+i. La industria significa seguridad y garantía de futuro”, ha dicho. Por otra parte, ha hecho un llamamiento sobre la planta de aluminio primario en San Ciprián (Lugo), que considera “clave para la estrategia económica de España”.

 

Bernardo Velázquez Herreros, CEO de Acerinox y presidente de Unesid, ha afirmado durante su intervención que “en la industria tenemos la necesidad de contar con talento joven. Necesitamos atraer jóvenes y necesitamos contar con una buena formación profesional orientada a las necesidades de la industria”. Además, ha manifestado: “Necesitamos contar con un precio de la energía competitivo, que es uno de los lastres de nuestra industria”.

 

A continuación, Ignacio de Colmenares, presidente de Ence, ha expresado: “Valoramos mucho la apuesta del Gobierno y de la Unión Europea por un modelo de transición ecológica justa y su apuesta por la descarbonización. Para acelerar la recuperación verde, es esencial que haya ya en otoño subastas de renovables, que se acelere el calendario del PNIEC, que se impulse la industria española fabricante de equipos para las renovables, que se huya de dogmatismos que llevan a reinterpretar los plazos del reglamento de la ley de costas, y que se apoye la inversión productiva por parte toda empresa, aunque no sea de automoción”.

 

José Miguel Guerrero, presidente de Confemetal, ha iniciado su intervención asegurando que “la industria será clave en el mantenimiento del Estado de Bienestar”, y ha desgranado una serie de propuestas que abarcan desde la financiación y liquidez de las empresas o su fiscalidad (ampliar líneas ICO y sus plazos, agilizar pago de deudas a proveedores por parte de la Administración, devolución del IVA o aplazamiento sin intereses de las obligaciones tributarias); hasta las medidas laborales (mantenimiento de la reforma laboral y potenciar el diálogo social y la negociación colectiva), pasando por el ámbito de la formación y la cualificación (potenciar las materias STEM, la FP, la FP Dual…).

 

Por su parte, Javier Ormazábal, presidente de Velatia y del Círculo de Empresarios Vascos, ha considerado que “resulta urgente desarrollar una política que tenga por objetivo elevar el 14% del peso industrial en nuestro PIB, primero para alcanzar la media europea, y después para alcanzar un 20% que se asiente en una competitividad industrial basada en la innovación, la tecnología y la investigación”.

 

Alberto Gutiérrez, presidente de Airbus, ha asegurado que “el desplome de la movilidad en el sector aeroespacial ha sido de un 90%”. En esta situación, ha asegurado, “necesitamos financiación que evite la insolvencia de las aerolíneas. El aeronáutico es un sector de carácter estratégico, por lo que es importante apuntalarlo”. Gutiérrez ha añadido que “la innovación está en nuestro ADN como compañía (…).

 

Ya en la mesa sobre el automóvil, José Vicente de los Mozos, presidente de Renault y Anfac, ha manifestado que “la movilidad está cambiando, (…) ahora la define el ciudadano”. En referencia al plan sectorial aprobado por el Gobierno y las medidas para incentivar el consumo interno, ha señalado su oportunidad, ya que “la edad del parque automovilístico en España es superior a 12’5 años”, pero ha pedido, al mismo tiempo, no olvidar el apoyo a la exportación, “donde el sector tiene balanza positiva”, con medidas de fomento de la cualificación de la mano de obra, la digitalización y la automatización o la promoción de los vehículos electrificados.

 

Francisco José Riberas, presidente de Gestamp, ha pedido “aprovechar la crisis para solucionar todos esos problemas que arrastramos desde hace muchos años”, y ha planteado medidas para acabar con esas deficiencias estructurales, como son la reforma del sistema educativo y de FP; fomentar el espíritu empresarial y trabajar para que la contribución al PIB de la industria alcance el 20%. Riberas ha considerado acertado el Plan de Impulso a la Industria de Automoción, presentado el lunes por el Gobierno, con medidas “todas positivas para el sector”.

 

María Helena Antolín, presidenta de Sernauto y vicepresidenta de Antolín, en relación al plan para el impulso de la industria de automoción que presentó el Gobierno, se ha mostrado satisfecha por “ser el primer sector en España que cuenta con un plan de choque global para su reconstrucción”. Entre sus medidas, ha destacado como “especialmente importante, la relativa a incentivos fiscales para la innovación en procesos”.

 

Raúl Palacios, presidente de Ganvan, ha puesto el énfasis en el mantenimiento del empleo: “La demanda depende de la renta disponible de las familias y para mantenerla hay que asegurar el empleo”, pero al mismo tiempo ha aclarado que “es imposible mantener el empleo por decreto”. Para ello, ha propuesto una colaboración entre empresas y Administración para apoyar el empleo, “en lugar de ofrecer una renta”.

 

Gerardo Pérez Jiménez, presidente de los concesionarios agrupados en Faconauto, ha identificado tres retos que tiene por delante el sector, como son la movilidad y las nuevas formas de propulsión, la digitalización y la potenciación del talento.

 

La tercera jornada de la cumbre empresarial ha terminado con una mesa centrada en el sector agroalimentario. Tomás Pascual, presidente de FIAB y Calidad Pascual, ha reivindicado el papel de la alimentación y bebidas, “porque su producción anual equivale a 120.000 millones de euros, de la que el 30% va al consumo fuera de los hogares, con una gran aportación al sector exterior”.

 

Tomás Fuertes, presidente de Grupo Fuertes, ha destacado la vocación exportadora del sector, con una facturación exterior de 50.000 millones de euros al año, lo que hace que sea “una base importante para el crecimiento y el desarrollo” a futuro de la economía. Para empujar a esa recuperación, Fuertes ha explicado que “hay que buscar quien tire del carro”, y en ese sentido ha resaltado la figura del empresario a la hora de impulsar la recuperación, especialmente del empleo, y la importancia de fomentar la vocación empresarial.

 

Antonio Hernández Callejas, presidente del Grupo Ebro Foods, ha indicado que la pandemia ha puesto en evidencia la importancia del sector agroalimentario, y ha planteado la necesidad de que desde las Administraciones se defienda a sus empresas..

 

Por su parte, Carlos Moro, presidente de Bodegas Familiares Matarromera, ha reclamado que “se promuevan las desgravaciones fiscales, se apueste por las infraestructuras y, sobre todo, el talento gracias a un plan Universidad-Empresa de verdad”, y ha abogado por “consumir lo propio y lo cercano, no solo por una cuestión de valores, sino porque las marcas España y Europa conllevan el valor añadido de seguridad alimentaria”.

 

Paulo Soares, presidente de Campofrío, ha manifestado “La crisis es una oportunidad”, ha añadido y, en este sentido, ha instado a innovar en la organización de las empresas, a empujar la I+D+i para ganar competitividad y a profundizar en una alimentación sostenible.

 

Ignacio Osborne, presidente del Grupo Osborne y del Foro de Marcas Renombradas Españolas, durante su intervención ha querido dejar claro que la empresa es el único ente de la sociedad que genera empleo y que, desde ese enfoque, “es preciso escuchar a los sectores y a las empresas antes de legislar”. Asimismo, ha llamado a apostar por el impulso de la actividad, y no por la subida de impuestos, para dar la vuelta a la actual situación presupuestaria. Por último, ha abogado por la colaboración público-privada para que la economía española gane competitividad.

 

José Domingo de Ampuero, presidente de Viscofan, “única empresa agroalimentaria que cotiza en el Ibex”, ha informado de que “la pandemia no nos ha parado ninguna fábrica”. “Hemos trabajado a tope”, ha dicho, antes de añadir: “Sin embargo, en Estados Unidos, México y Brasil lo estamos pasando mal”. También ha mostrado su preocupación por China, donde “no solo no hay una recuperación en ‘V’, sino que la recuperación en ‘U’ está cuestionada”.

 

Pedro Barato, presidente de Asaja, ha asegurado sentirse “muy orgulloso de lo que el sector agrario ha hecho en esta crisis”. “Teníamos una movilización en marcha, los tractores estaban en la carretera y con la pandemia esos tractores se han volcado con la desinfección de las calles”, ha recordado. Ha destacado también la “serenidad alimentaria” que hemos disfrutado durante esta crisis, ya que “el 96% de todo lo que consumimos los españoles lo hemos tenido en los lineales”.

 

Javier Garat, secretario general de Cepesca, reclamado a la Comisión Europea y al Ministerio de Transición Ecológica de España “que cambien el rumbo de la política verde de escaparate que quieren poner en marcha” y que pretende “cargarse el arte de arrastre, importantísimo en España, en la UE y en el mundo.”

 

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha dado por clausurada la jornada recordando que la cuarta jornada de la cumbre empresarial se centrará en los sectores de infraestructuras, construcción y promoción inmobiliaria y servicios.

 

Fuente: https://empresaexterior.com//art/74725/la-industria-el-automovil-y-el-sector-agroalimentario-protagonizan-la-tercera-jornada-de-la-cumbre-empresarial-de-ceoe?utm_campaign=news-diaria-empresa-exterior-180620&utm_medium=email&utm_source=acumbamail