Publicado el 31/07/2020 Categoría: Actualidad

El virus asesta a la economía española un golpe sin precedentes con una caída trimestral del 18,5%



La economía española empieza a conocer el coste de parar el virus. Entre abril y junio, el producto interior bruto se hundió a plomo un 18,5% respecto al trimestre anterior, la mayor caída desde al menos la Guerra Civil. Este desplome se suma al descenso de la actividad del 5,2% de enero a marzo, e implica que durante la primera mitad del año las restricciones por la pandemia volatizaron casi una cuarta parte del PIB. Es decir, se dejó de producir por valor de unos 300.000 millones de euros. Por dar una idea, se trata de una cantidad suficiente para pagar las pensiones de los diez millones de jubilados durante dos años. Según el avance preliminar que ha publicado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el último año la economía se contrajo un 22,1%. Con dos trimestres consecutivos en negativo, España entra otra vez en recesión en el siglo XXI.

 

La caída es mucho mayor que las de otras economías conocidas recientemente. La actividad en Alemania se redujo en 10,1% en el segundo trimestre. En Estados Unidos, un 9,5%. En Francia, un 13,8%. Y pone de manifiesto dos hechos: uno es que España tuvo que tomar unas medidas de confinamiento más duras que otros países, como se aprecia en los datos de movilidad publicados por Google. Y el segundo es que la estructura de la economía nacional es mucho más sensible a las restricciones que ha impuesto la covid-19. La dependencia del turismo y otros servicios basados en la interacción humana es más elevada que en otros lugares y deja a la economía española en una situación mucho más vulnerable para afrontar el reguero de daños que está dejando tras de sí el coronavirus.

 

Fuente: El Pais

 

Mas informacion: